lunes, 9 de enero de 2012

CRIANZA DE POLLO CAMPERO

Pollo campero

La cría del pollo campero se basa en un sistema de explotación semi-extensivo con una alimentación fundamentada en dietas a base de cereales y sin aditivos.
Esto supone una alternativa a la explotación del pollo industrial y se busca un producto más natural, más hecho y más sabroso aunque, lógicamente, más caro.
Introducción

Las últimas crisis alimentarias (recordemos el caso de las dioxinas en pollos o las vacas locas) y una mayor conciencia por parte de la población sobre el bienestar de los animales, está provocando una mayor demanda de productos de origen animal más naturales y con mayores garantías de calidad, aunque se tenga que pagar un mayor precio por ello.
Actualmente la cría del pollo campero supone una alternativa avícola a la explotación del pollo industrial, con el que se persigue un producto de calidad, criado en un sistema semi-extensivo frente al sistema ultra intensivo del pollo broiler. Dando como consecuencia un pollo mucho más natural, más hecho y más sabroso aunque, lógicamente, más caro. Además el hecho de que sea un sistema de manejo en semi-libertad de los animales, fomenta aún más el valor añadido de este producto y suma otro, el de la preocupación actual por parte del consumidor del bienestar animal.
El consumidor opta por una carne alternativa, que a su juicio es de más calidad que la del denostado pollo industrial o parrillero. Esta demanda en algunos consumidores es de forma sistemática y continuada, mientras que en otros sólo es reservada para determinadas fechas del año o celebraciones, quizás por su elevado precio en relación al pollo industrial. Además hay una parte de la sociedad que quiere ver en estos animales un recuerdo del pollo campero "de antes", con sus mismas características nutricionales y organolépticas, lo que incita aún más a su consumo. A ello habría que añadir que en los últimos años ha habido un aumento del nivel de vida y de capacidad adquisitiva de los consumidores, que ha provocado que el consumidor amplíe la demanda de carne de ave, exigiendo productos naturales que mejoren su calidad de vida.
El pollo campero se diferencia del pollo industrial o parrillero en una serie de aspectos tales como:
*       Morfológicamente se diferencia por el color de la pluma, al ser ésta de color rojo o caoba en el pollo campero, con pigmentación amarilla de la piel.
*       Es un ave de crecimiento lento y armonioso, basado en razas tales como: New Hampshire, Rhode Island Red, Bresse, Plymouth Rock Barrado, etc.
*       Se explota en régimen de manejo semi-extensivo, con una edad al sacrificio mayor, lo que supone una carne mucho más “hecha” es decir mejor terminada y de sabor más intenso.
*       La alimentación es menos intensiva y más natural, lo que favorece el crecimiento lento de los animales.

Manejo y sistema de explotación

La cría del pollo campero se basa en un sistema de explotación semi-extensivo o semi-intensivo, donde se busca obtener un producto con la máxima calidad organoléptica y diferente del pollo industrial, aunque para ello haya que alargar los ciclos productivos y aumentar los costes de producción, lo que significa en muchos casos la vuelta al pasado en lo referente a la cría del pollo.
El manejo en líneas generales va encaminado a impedir el crecimiento acelerado de los animales.
El pollo campero debe disfrutar del pastoreo, comer hierba, insectos y granos durante un periodo prolongado de crianza, aunque ello sea a costa de sufrir en algún momento las inclemencias del tiempo.
La cría de los animales tiene lugar en naves cubiertas con acceso a parques exteriores al aire libre.
La densidad animal es de 11 pollos/m2 en la zona cubierta y de 0,5 pollos/m2 en el parque exterior.
La salida de los animales al exterior se hace a través de una trampilla de unos 2 metros de longitud como mínimo para cada 1.000 pollos, aunque es aconsejable que los lotes no sean superiores a 500 aves/lote.
Tras efectuar el vacío sanitario (14 días) entre lote y lote, se ha de desinfectar y limpiar la nave siguiendo las normas de bioseguridad de cualquier explotación avícola.
Se colocará nueva cama en la zona cubierta y se pondrá en marcha el sistema de calefacción preparando a la nave para la recepción de un nuevo lote de pollitos de 1 día.
El primer día contarán con una temperatura ambiente de 32° C, para ir disminuyéndola gradualmente conforme vayan creciendo, a razón de 2 a 3°C /semana.
No obstante si las condiciones climáticas lo permiten, los pollitos empezarán a salir al parque exterior a partir del día 15-20, durante las horas centrales del día.
Es muy importante observar el comportamiento de los pollitos en los primeros días de vida, ya que son muy sensibles a las variaciones de calor.
A medida que aumente la edad permanecerán más tiempo en los parques exteriores, desde las primeras horas del día hasta las últimas de la tarde.
Generalmente,  los comederos y bebederos se colocan en la nave cubierta, aunque se pueden colocar alguno de ellos en el parque exterior (solamente de 2ª edad); en este último caso deben estar protegidos por un pequeño techo para evitar que la lluvia y la humedad deterioren el pienso.
El cambio de comederos y bebederos de 1ª a 2ª edad se efectuará entre los 10 a 12 días de la crianza.
Los parques exteriores estarán vallados y deberán ser independientes para cada unas de las naves cubiertas.
Suelen tener riego por aspersión y se siembran cada 2 o 3 años.
Con el periodo de vacío sanitario entre lote y lote es suficiente para que rebrote de nuevo la hierba.
Para el pastoreo, es aconsejable una altura de la hierba de entre 6 y 15 cm.
La alimentación es el factor fundamental de este sistema de cría, todo el ciclo tiene que terminar en 75 días a partir de que se recibe el pollito de un día de edad.
Al inicio del proceso de engorde, se abastece al pollito con alimento iniciador de una planta de alimentos comercial reconocida.
A medida que pasan los días, la alimentación básica del pollo tiene que ser el pasto, los granos producidos en la finca y los insectos que se esconden entre el pasto.
El pasto más apropiado es el que crece en la finca de forma natural.
En clima semidesértico, y en donde haya riego, se debe sembrar una combinación de alfalfa con Rye grass, con excelentes resultados para el pastoreo de las aves.
Por otra parte, debe haber setos y árboles de hoja caduca que ofrezcan sombra a los animales en las épocas de calor y que, además, permitan a los animales la búsqueda de larvas e insectos, actividad que no sólo es importante desde el punto de vista alimenticio sino también como medida anti estrés.
Se trata, pues, de un régimen de manejo en semilibertad, en donde los animales tienen la posibilidad de hacer mucho ejercicio físico, lo que favorece el desarrollo de la musculatura, incrementándose el color de la misma, por el mayor contenido de mioglobina.
Se utilizan animales de estirpes semipesados (New Hampshire, Rhode Island Red, Bresse, Plymouth Rock Barrado etc.). Caracterizadas por un crecimiento lento, lo que favorece el sabor de la carne aunque empeore la terneza y la jugosidad de la misma.
Si bien este último aspecto queda compensado con el mayor porcentaje de grasa intramuscular.
El cebo o engorde del pollo campero se efectúa con sexos separados.
 Porque de esta manera se obtienen unos pesos más homogéneos para machos y hembras en el momento del sacrificio.
El peso al sacrificio suele oscilar entre 2,2 y 2,5 Kg. con una edad entre 85 y 90 días.
Al aumentar la edad la sacrificio con respecto al pollo industrial (45 días) aumenta el porcentaje de mortalidad y el índice de conversión (3 o superior), pero dichas pérdidas quedan sobradamente compensadas por el mayor peso al sacrificio y, sobre todo, por el mayor precio de la carne.
A lo largo del ciclo se prohíbe el corte de picos.
Respecto a las medidas de profilaxis, los pollos deben estar  vacunados en la sala de incubación frente a Marek y Bronquitis Infecciosa.
A los tres días se les da un choque vitamínico (vitamina A, D3 y E), generalmente en el agua de bebida.
El día 18º se les vacuna de Gumboro y el día 35º se les revacuna.
El día 23º se les vacuna frente Newcastle.
En cuanto a los tratamientos antiparasitarios hay que tener en cuenta que los animales tienen acceso a un parque exterior.
Alimentación  

En líneas generales la alimentación se caracteriza por un menor contenido energético y mineral que en el cebo del pollo industrial.
La alimentación está fundamentada, mayoritariamente, en dietas a base de cereales (donde el maíz supone el 60% de los cereales) y exentas de materias primas y cualquier tipo de aditivo que pueda actuar como promotor del crecimiento y/o alterar las características organolépticas de la carne.
La ingesta de grasa no debe suponer más del  5% de la alimentación.
Además a estos animales en régimen de semilibertad se les suministra maíz en el suelo de los parques; a lo que habría que añadir el consumo esporádico de hierba e invertebrados.
Los pollos camperos a lo largo del ciclo van a recibir tres tipos de pienso o alimento balanceado:
*       De inicio o de arranque entre el día 1º y el 28º, alimento  que posee 3000 Kcal de E.M./Kg, 21% de P.B. y 4,5% de F.B. Presentado en forma de migajas.
*       De crecimiento entre el día 29º y el 75º, mezcla que posee 2900 Kcal de E.M./Kg, 18% de P.B. Se trata de un alimento granulado.
*       De terminación  desde el día 76º hasta el sacrificio, alimento  con 2900 Kcal de E.M./Kg y 17% de P.B. pero sin coccidiostático.
*       Los dos últimos piensos llevan incorporados xantofilas.

Junto con el pienso a los pollos se les suministra maíz en grano, racionándolo hasta los 70 días de edad (900g/día) y ad libitum a partir de esa edad.
En cualquier momento del engorde queda prohibido el uso de promotores o factores del crecimiento tales como:
Antioxidantes, emulsionantes, espesantes y gelificantes.
La alimentación va a ejercer una influencia directa sobre la calidad de la carne basada en la variación de la cantidad y grado de saturación de la grasa del pienso, ya que ello va a repercutir directamente en el grado de infiltración de la grasa intramuscular.
El pollo campero se va a caracterizar por presentar escasa grasa subcutánea y repartida homogéneamente por toda la canal, así como escasa grasa intermuscular y retroperineal.

Comercialización   

El pollo campero en su comercialización se enfrenta a tres aspectos que suponen un verdadero hándicap para el éxito y penetración de dicho producto en el mercado:
  1. Falta de información y conocimiento por parte del consumidor de lo que es realmente un pollo campero y su diferencia con un broiler o parrillero.
  2. Falta de tipificación y de homogenización del producto.
  3. Falta de una adecuada red de distribución, lo que encarece aún más el producto. Recordemos que solamente el precio de coste se estima en tres veces más al de un pollo industrial.

Por ello pensamos que el futuro de este producto debe pasar inexorablemente por una mejora en la red de distribución y por consolidar el producto mediante una denominación de origen o marca de producto, que le acredite como producto de calidad.
Otro de los aspectos a los que se enfrenta la comercialización es que el consumidor prefiere mayoritariamente el macho en vez de la hembra, en la creencia que se trata de una carne mejor, ignorando las características de la canal de la hembra.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque las hembras tengan menos proporción de patas y de tarsos, tienen un mejor porcentaje de grasa intramuscular.

De esta manera indirecta, al vehicularse los sabores a la grasa de infiltración, las hembras, al menos teóricamente, pueden ser algo más apetitosa para el consumidor que los machos.
Perspectivas de futuro 

La cría del pollo campero tiene un futuro esperanzador y con unas perspectivas de expansión extraordinarias, a pesar de que hoy en día representa un bajo porcentaje de la carne de pollo.
Si bien es verdad que algunos consumidores están considerando a esta carne como una verdadera alternativa a la carne de pollo industrial no solamente en momentos puntuales de determinadas fechas del año o celebraciones sino de manera continuada a lo largo del año.
Ahora bien, para que el porcentaje de penetración en el mercado aumente es necesario llevar a cabo una serie de mejoras en la cría y, sobre todo, en la comercialización, a fin de ofertar un producto de máxima calidad pero a unos precios más económicos que lo hagan realmente atractivo para el consumidor.

Conclusiones

Se trata de un ave de color, criada en un sistema semi-intensivo, caracterizada por un crecimiento lento a base de una alimentación más natural, lo que configura una carne más consistente y hecha que la del pollo industrial.
El consumidor quiere ver en el pollo campero un producto de calidad, alternativo al pollo broiler, pero para que su cuota de mercado sea la de otros países como en Francia, es necesario mejorar las redes de distribución y abaratar el precio final de venta, sin que por ello pierda el marco de calidad.

GUIA PRACTICA para el Manejo y Crianza de POLLOS  

Los distintos implementos necesarios para la cría de aves, elementos que se adaptan tanto para los pollitos camperos INTA o las pollitas ponedoras Negra y Rubia INTA.

Cama: Actúa como aislante y absorbe la humedad de las deyecciones.
Se emplean diversos materiales, como cáscaras de arroz o girasol, virutas de madera de pino, álamo, sauce, etc.

Criadora: Es una estructura metálica de un metro de diámetro, de forma cónica (de allí el nombre de campana), provista en su parte central de una fuente de calefacción a gas.
Hay modelos con termostato que permiten regular la temperatura con más exactitud; ello posibilita ahorrar combustible.

Comederos: Existen distintos tipos, lineal, de madera o chapa, de 80 - 100 centímetros de longitud, con molinete en la parte superior para evitar que ensucien el alimento.

Bebederos: de plato con recipiente invertido de 4 litros de capacidad.

Cerco: de chapa o cartón de 40 centímetros de alto.

La cría: Es el período comprendido entre el primer día hasta las ocho semanas de vida en el caso de las pollitas ponedoras y hasta la quinta semana en los pollitos camperos.
El armado del corral de la cría deberá realizarse por lo menos 24 horas antes del arribo de los bebes.

Parque: Es conveniente el uso de parques empastados, por el efecto beneficioso de la luz solar y del pasto verde sobre la pigmentación de la piel, la yema de huevo y el buen desarrollo de las pollas.
Evitar el estrés por hacinamiento contribuye a un adecuado establecimiento del orden social y permite eliminar la práctica cruenta del corte de picos.

Postura: Durante esta etapa las pollas podrán alojarse a piso con cama de diversos materiales, tal como se venía haciendo durante la cría.
La producción de huevos a piso es la que más se adapta a la granja familiar, pues requiere menor inversión, aunque tiene dos inconvenientes:  
1.       Mayor riesgo de brotes de enfermedades parasitarias,
2.       Dificultad en obtener huevos perfectamente limpios.

La recolección de huevos se debe realizar, como mínimo, 3 veces al día en invierno y 4 veces en verano.
De este modo disminuirá la pérdida de huevos por roturas y se reducirá la posibilidad de encontrar huevos sucios.
Alimentación: Un buen alimento es aquel en que están presentes todos los nutrientes en las proporciones necesarias para que las aves se desarrollen y produzcan muchos huevos.
La deficiencia de un nutriente puede retardar el desarrollo, disminuir la postura y hasta provocar susceptibilidad a enfermedades.
Los nutrientes pueden dividirse en seis clases: agua, hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.
Sanidad: Uno de los mayores problemas que pueden presentarse en una granja avícola son las enfermedades, y el manejo juega un papel importante en el correcto mantenimiento de la salud de las aves.

Para mantener aves sanas, se debe tener presente lo siguiente:

1.        Observar diariamente las gallinas para detectar aquellas que puedan presentas síntomas de enfermedad.
2.        Mantener limpio el gallinero para reducir el riesgo de enfermedades y parásitos.
3.        Eliminar las ratas, ellas pueden diseminar enfermedades, además de consumir el alimento de las gallinas.
4.        No dejar que entren personas extrañas al criadero.
5.        Colocar un pediluvio en la entrada del galpón con algún tipo de desinfectante para higienizar el calzado.
6.        Suministrar agua y alimento limpios.
7.        Evitar corrientes de aire, humedad y exceso de frío o de calor.
8.        Lavar bebederos y comederos periódicamente.
9.        Mantener la cama seca.
10.    Separar las gallinas enfermas de las sanas.
11.    Retirar las gallinas muy enfermas del gallinero, sacrificarlas, quemarlas o enterrarlas con cal en un pozo profundo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada